Uno de los mejores espejos de agua de la provincia de Buenos Aires, es la Laguna de Chascomús (palabra que en lengua aborigen significa “agua salada, muy salada”) y lagunas aledañas.

Bautizada por los pescadores como un santuario de los pejerreyes y Tarariras, al costado de la laguna se han instalado instituciones centenarias de la pesca en el país, como el Club de Pescadores de Buenos Aires y la Asociación Argentina de Pesca.

La pesca del pejerrey, está vedada a nivel provincial cuando la especie desova y necesita tranquilidad (En los meses de septiembre a diciembre).

El pejerrey como especie, logró que sea un ícono de la ciudad, pero debido a la disminución de la pesca de las últimas décadas, hicieron que se tomen cartas en el asunto, que se vieron reflejadas en este año, con un aumento considerable en la cantidad y el tamaño.
A propósito, el Intech (Instituto Tecnológico Chascomús) siembra todos los años  alevinos de la especie, no solo en la laguna de Chascomús sino también en las lagunas aledañas.

Desde la costa, o embarcados, la pesca es un importante atractivo turístico que diferencia a Chascomús como el destino elegido por miles de pescadores deportivos.

Deja un comentario